Producción agrícola promueve el desarrollo en Honduras cuidando el ambiente

La práctica agrícola está incrementando en Honduras y que contribuye al desarrollo del país con la generación de empleo, aumento en la producción y cantidad de hectáreas y sobre todo a la protección ambiental, es sin lugar a dudas la agricultura orgánica.

Esta forma de producir alimentos tiene sus detractores pero estudios científicos han demostrado sus ventajas ecológicas y de equidad social.

La práctica de la producción agrícola orgánica permite bajar los costos en la importación de insumos ya que estos son elaborados por los propios productores.

En aspectos de salud, los médicos recomiendan a sus pacientes ingerir alimentos con una mejor preparación, naturales, ecológicos u orgánicos, y más aún, esta forma de producir alimentos es recomendada para la mitigación de los efectos del cambio climático.

La agricultura convencional tiene el reto de continuar el desarrollo actual, principalmente en términos de mantener la productividad y rentabilidad de los sistemas de producción agropecuaria, pero debe realizar cambios adecuados que posibiliten un menor daño al ambiente y una mayor equidad social entre la población.

La producción orgánica de rubros agrícolas en Honduras viene incrementándose de manera vertiginosa desde el 2006 a la fecha, ya que para ese año existían 4,396.15 hectáreas sembradas y en la actualidad existen 26,892.20, es decir un incremento del 26%. La cantidad de productores en el 2006 era de 1,494 y a la fecha hay 5,411.

En el país existe un departamento gubernamental adscrito al Servicio Nacional de Sanidad e Inocuidad Agropecuaria (Senasa), de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), que promueve la agricultura orgánica a nivel nacional y cada vez más las administraciones estatales reconocen el valor que posee esta actividad para impulsarla.

Y el impulso ha sido real pues como lo afirma el coordinador del Departamento de Agricultura Orgánica de Senasa Carlos Galo, se producen unas 59,204.29 toneladas métricas de rubros orgánicos en el país y el objetivo es promover en todo lo posible la salud de las plantas, animales y el hombre, así como la fertilidad del suelo, la biodiversidad, y uso sustentable de la tierra, a través de métodos y prácticas adecuadas.

Galo explicó que con la agricultura orgánica se producen alimentos sanos, libres de sustancias químicas sin contaminar el ambiente, eliminando todos los insumos y prácticas que los perjudiquen. Además se producen alimentos económicos accesibles a la población y nutricionalmente equilibrados.


Estos son algunos de los rubros como la piña, banano, mango, limón, hortalizas, naranjas, cacao, canela, pimienta, marañón, zabila, camote, tilapia y camarón, se han unido a la producción orgánica.