La educación motor y desarrollo que engrandecerá a Honduras

Sin discusión alguna solamente la inversión en educación, fundirá una base sólida para impulsar el desarrollo nacional de Honduras.

Muchas voces por ahí se hacen sentir muy a menudo adversando los evidentes éxitos en materia educativa, por ejemplo la meta de los 200 días de clases, es este un crucial logro de todo el sistema y evidencia que maestros, alumnos y padres de familia han comprendido cual es la ruta correcta que conduzca a vencer la pobreza, el subdesarrollo y la inequidad.

El actual Gobierno liderado por el Presidente Juan Orlando Hernández, impulsa el desarrollo de Honduras reducido este 2016 la tasa de analfabetisimo a 11 por ciento. En el 2013 era de 14.5 por ciento, en el 2014 era de 12.8 por ciento, en el 2015 se redujo a 12.1 por ciento. Para este año falta que se incluyan los 146 mil alfabetizados hasta septiembre de este año.

El promedio de escolaridad que el país ha alcanzado es de 7.9 años y se ha sobrepasado por cuarto año consecutivo los 200 días de clases en un año lectivo.

El Gobierno hondureño se empeña en mejorar la calidad educativa con diferentes estrategias y muestra de ello es que han entregado 362,313 mobiliarios para las escuelas y colegios a nivel nacional, distribuidos en 356,363 sillas unipersonales y 5,950 módulos tripersonales. La inversión supera 195.4 millones de lempiras entre 2015 y 2016.

Se han reconstruido o construido nuevas instalaciones para 63 escuelas y colegios a nivel nacional, mejorando así la calidad educativa de los estudiantes, y donde en un futuro se esperan mejores frutos que contribuyan al desarrollo del país.

Toda esta inversión, es necesaria para sostener un sistema que corresponde a obtener metas como ser: Aumento del flujo de escolares, calidad educativa, calidad y eficiencia docente y participación comunitaria.

Debemos comprender que para obtener estos ideales, hay mucho camino que recorrer en materia educativa, pero que vamos en esa línea hacia construir la nueva Honduras.