Mejora en economía hondureña un atractivo para inversionistas internacionales

Las reservas internacionales netas, al 20 de octubre contabilizan $3,707 millones, lo que equivale a una cobertura de 4.3 meses de importaciones y se estima que superen los $4,000 millones al cierre del año. En el año 2013 las reservas ascendieron a $3,187 millones, en el 2014 fueron $3,465 millones y $3,770 millones en 2015.

El crecimiento económico se estima en 3.8 por ciento, producto de la dinamización de la economía y todos sus sectores productivos.

El déficit fiscal se estima será de 3.2 por ciento al cierre del año, superior en 0.2 por ciento al registrado en 2015. En 2013 el déficit fiscal alcanzó 7.9 por ciento, en 2014 se redujo a 4.4 por ciento y en 2015 fue de 3.0 por ciento.

La maquila es uno de los principales sectores potenciados por el programa Honduras 2020. En 2016 se habrán generado ya más de 10,000 empleos adicionales, es decir, alcanzando la cifra récord de 145,000 empleos. La meta es generar 200,000 nuevos empleos en el futuro inmediato.

Honduras ha mejorado sus calificaciones ante los organismos financieros internacionales. El informe Doing Business 2016 del Banco Mundial establece que Honduras mejoró cinco posiciones al pasar de la posición 115 a la 110, producto del buen clima de negocios.

Honduras aprobó la tercera y cuarta revisión del acuerdo Stand By con el Fondo Monetario Internacional (FMI), lo que permite al gobierno acceder a nuevos financiamientos por el orden de $168 millones.

El FMI ha destacado el restablecimiento de la estabilidad macroeconómica, la reducción del déficit fiscal y la solución de algunos problemas estructurales. El déficit de la cuenta corriente externa se ha reducido, el crédito privado se está expandiendo a un ritmo sostenible y las reservas internacionales netas han aumentado.

En cuanto a las calificaciones de riesgo, tanto Moodys como Standard and Poors, en sus más recientes informes, confirmaron una mejora en las calificaciones, lo que hace a Honduras más atractivo para los inversionistas. Standard & Poor’s (S&P) anunció a mediados de julio la mejora de la calificación de estable a positiva, mientras Moodys, el 24 de mayo pasado anunció la mejora de B3 positivo a B2 positivo.