Más de 50 marcas de café hondureño conquistan el mercado nacional y extranjero

Tomar una taza de café es una tradición recurrente que se mantiene viva en  las familias hondureñas, es una apuesta de los productores del grano: la comercialización de una variedad de cafés molidos hondureños de alta calidad en el mercado nacional y extranjero.

Un mercado que ha crecido un 30% en el último quinquenio y que supera el millón de quintales de café y una gran parte son cafés especiales que se están comercializando en diferentes presentaciones y precios.

Los productores hondureños no están obligados a registrar marcas para comercializar el grano, aunque sí lo hacen aquellas empresas grandes y formales que comercializan el producto a mayor escala. Estas empresas se registran en el Instituto Hondureño del Café (Ihcafé), y en la Dirección de Propiedad Intelectual del Instituto de la Propiedad (IP).

El Ihcafé tiene actualmente un registro de aproximadamente 60 marcas, un 50% más de las registradas a inicios del año 2014. Pero esa cifra queda corta con la del registro de marcas del IP.

Si bien el registro de marcas no es obligatorio en Honduras, el director de la Propiedad Intelectual, Camilo Bendeck, dijo que es evidente que el sector café es el que más demanda ha tenido de estos procesos en los últimos dos y tres años. La razón, “porque los cafetaleros ya han tenido esa conciencia de la importancia de la marca para poder competir tanto en el mercado nacional como extranjero”.

La demanda ha sido tal que en ese período “de tres años se han aprobado las solicitudes de al menos 161 marcas que han pedido el registro teniendo como prefijo la palabra café, como por ejemplo: café Expresso, café Rubio, café de Mi Tierra, café Don Bigote, café Beraca, café Joselinda’. También hay marcas que se registran bajo otras denominaciones más genéricas, ya que se utilizan para hacer varios productos, como té, chocolate o cacao.

“Le puedo decir que los registros que llevan antepuesta la palabra café son 161 marcas, pero no quiere decir que sean todas. Esas son solo las que llevan el prefijo café, como café Maya, café El Indio o café Expresso Americano; pero puede ser que alguien haya registrado una simplemente bajo la marca Marcala, por ejemplo, y no especificó que era de café, pero lo usan para café”.

También se tiene un registro de al menos 30 marcas colectivas de café, que son aquellas que registran las cooperativas, más las indicaciones geográficas (Café de Occidente de Honduras (HWT), y de Denominación de Origen (Do Marcala).

Por eso el número de marcas directas de café suman 200, al mes de octubre, pero la cifra es mayor por las otras denominaciones del rubro que están registradas.