Ruinas Mayas en Comayagua ¿lo sabía?

Honduras es un país que tiene mucho que ofrecer al turista nacional y extranjero, muchos lugares necesitan ser explotados y conocidos.

El 18 de octubre de 1853, el famoso explorador y arqueólogo estadounidense E. G. Squier reportó a la Sociedad Histórica de Nueva York el descubrimiento de las ruinas de una fascinante ciudad que era toda una fortaleza que dominaba el Valle de Comayagua, donde enfatizó que las vasijas encontradas eran idénticas a las mayas de Palenque y Yucatán, donde la escritura era idéntica a la que aparece en el códice de Dresden.

Las ruinas que Squier encontró

En su informe de casi 2,700 palabras Squier describió detalladamente lo observado en Tenampúa, hubo varias cosas que le llamaron poderosamente la atención,  una de ellas fueron los muros de piedra que creaban la fortaleza los que describió de alturas variables de 2 a 4 metros y cuya base era de 3 hasta 7 metros, toda una fortaleza en lo alto del valle y con un único acceso donde existían rastros de torres o edificios diseñados quizás para el uso de centinelas y donde según sus palabras era algo que nunca había visto y que hacía que el sitio fuera inexpugnable.

En su relato dice que si las paredes fortificadas eran sorprendentes más lo eran las estructuras que encontró en la planicie superior las que describió como una serie de edificios de forma rectangular donde los accesos de cada uno de ellos eran hacia occidente y donde piedras que nunca fueron cortadas fueron colocadas con gran precisión unas contra las otras especialmente en varias pirámides de 36 metros de base con escalones de piedra desde donde se domina todo el valle y en donde no se pudo haber encendido una fogata sin que fuera vista desde Tenampúa.

Fuente: Hondurasisgreat