Emprendedores en la Villa Navideña

El empezar desde abajo no ha sido fácil para estos emprendedores, que hoy son unos empresarios que han salido adelante por su propio esfuerzo trabajo y dedicación que a diario le ofrecen a sus empresas del rompopo y del cuero, y que a su vez son apoyadas en la Villa Navideña que se ubica en el bulevar Juan Pablo II.

Cuero y Rompopo sueño de emprendedores hecho realidad

Muchos hemos tenido sueños o anhelos que deseamos cumplir en la vida, pero lo más difícil es hacerlo realidad, esta situación no ha sido difícil para estos emprendedores del cuero y del rompopo que lograron su objetivo con mucho trabajo y esfuerzo que hoy se exhiben en la Villa Navideña.

Como primer emprendedor hablaremos del señor “Ronald” y su esposa María Ramírez, conocidos como los señores del cuero que desde hace más de 16 años comenzaron su negocio, de la  elaboración de artículos para dama y caballero.

Este sueño de formar su propia empresa se ha hecho realidad gracias a la actitud del señor “Ronald” y su esposa que han demostrado muchas ganas de salir adelante con su familia, que juntos trabajan en el negocio que en el Facebook se puede encontrar como “Ronald’s todo el Cuero”.

.

Algunos de los artículos de cuero que podemos encontrar en los quioscos son: carteras de cuero para damas, billeteras, fajas, llaveros, entre otros, todos estos de muy buena calidad.

img_6417 img_6419 img_6420 img_6421 img_6422

“La tía Rompopera”

Una simple búsqueda por internet llevó a la hondureña Carmen Irías, a cocinar el delicioso rompopo conocido como rompopo “Las Colinas”, en su casa encontró la solución a sus problemas económicos, con la venta de un suculento rompopo con diferentes sabores para todos los gustos.

La nueva empresaria del rompopo, Irías, inició desde hace tres años a vender a sus familiares y amistades la exquisita bebida y luego se fue expandiendo hasta que logró montar su propia empresa, en la que trabajan sus hijos y familiares empacando y vendiendo el producto que ahora ya adopta varios piquetes con sabor a café y coco.

“Gracias a las palabras de mis sobrinos y amistades que me decían ‘tía, que delicioso su rompopo, ¿por qué no hace para vender?’ me enganché desde ese día y les tomé la palabra ya que he tenido mucho apoyo de mi familia y formé mi propia empresa” indicó la emprendedora.

Este producto ahora vos lo podes comprar en la Villa Navideña, donde los sobrinos de la señora Irías ayudan a vender el rompopo al público exigente de Tegucigalpa.

img_6394img_6393img_6396