El rol de la mujer en el sector agrícola

Hoy en día, las mujeres desempeñan un papel primordial en el mundo y en la economía rural, tanto en los países del tercer mundo como en los países desarrollados, su participación en el sector agrícola resulta de vital importancia, pues contribuye, en gran medida, a la erradicación de la pobreza, del hambre y facilita el acceso a una educación, así como al fomento de un desarrollo sostenible.

Sin embargo, dicha contribución se ve mermada por diferentes factores, como la discriminación y el estereotipo de género que repercuten en la vida de las mujeres y en el sector agrícola, pero esto no ha sido motivo para que las féminas abandonen el campo.

De este modo, el mundo rural se ve altamente influenciado por la participación de las mujeres en dicho ámbito y en términos de productividad se les contrata por ser trabajadoras y enfocadas en sus actividades.

Las mujeres de las áreas rurales forman un grupo heterogéneo, diferenciadas por la raza, etnia, religión, clase social y región, que colaboran, de forma significativa, en la economía rural de los países en desarrollo como agricultoras, ganaderas, comerciantes y empresarias.

Estas damas del área rural son consideradas como el principal pilar del agro ya que su fuente de trabajo les permite cumplir con sus necesidades básicas como:, como vestido, calzado, compra de alimentos, entre otros.

Además, contribuyen al fomento del desarrollo familiar mediante el aprovisionamiento de alimentos, agua, vestido, educación y salud.

La mujer ha roto esquemas llenando este ámbito rural que antes pertenecía al mundo de los hombres, pues se creía que era un trabajo que solo ellos podían realizar, por la dureza del mismo. El soportar largas horas bajo el sol y arar la tierra ya no es cosa de solo hombres.